Estimado lector está visitando la página de archivo de ElToque dedicada a Venezuela, México. Desde el pasado mes de enero ElToque.com se centra exclusivamente en temas dedicados a Cuba. El nuevo objetivo de El Toque Cuba es continuar publicando las inquietudes de los jóvenes blogueros y periodistas cubanos. Visítenos en nuestra nueva web ElToque.com.

"Si no pueden con el cargo, que se larguen"

Category: 

Hastiados de los escándalos de corrupción que protagonizan las autoridades, los habitantes de Nuevo León, la segunda entidad con mayor PIB per cápita del país, anhelan las reformas constitucionales con las que puedan “despedir” a los malos funcionarios públicos antes de que finalicen sus mandatos.

Por: Emanuel Suárez

"Si no pueden con el cargo..., que se larguen", es la consigna constante que miles de ciudadanos lanzan contra sus gobernantes en el Estado norteño de Nuevo León. Sin embargo, el eco de la inconformidad no ha llegado hasta el Congreso Local, en donde las iniciativas de participación ciudadana, que incluyen entre otras figuras la revocación de mandato, han sido congeladas por los diputados en turno ante el temor de empoderar al ciudadano.

Hace más de una década, en 2004, en un hecho histórico para México, dio a luz la primera iniciativa de Ley de Participación Ciudadana que contemplaba plebiscito, referéndum, revocación de mandato, presupuesto participativo, entre otras figuras, pero fue bloqueada por la mayoría de los asambleístas.

Según el politólogo y consultor Gilberto Miranda, "este es el único caso en donde la propia ciudadanía pidió contar con mayores instrumentos de democracia participativa. Después se vinieron dando varias versiones de esa iniciativa de Ley, que por una cuestión o por otra han sido bloqueadas en distintos momentos por quien haya detentado la mayoría de diputados en el Congreso Local”.

Desde entonces, la revocación de mandato ha estado presente en al menos cuatro iniciativas más, tres de las cuales datan de 2013.

Para Miranda, el miedo de los políticos de perder el control sobre sus gobernados es lo que provoca su negativa de promover las reformas en favor de este tipo de figuras legales. En otras palabras, les asusta abrir el sistema político.

El temor de pasar de una democracia representativa a una democracia participativa es lo que ha influido en la apatía de los diputados, según el activista civil Jesús González Ramírez: "Los políticos temen que la gente tenga el derecho de poder quitar a los que no estén haciendo su trabajo. Y a lo que más temen es a la revocación de mandato".

Han transcurrido más de diez años desde el primer intento de Ley de Participación Ciudadana y apenas en marzo de 2015 la ciudadanía consiguió una bocanada de oxígeno a su lucha por la transición democrática. La Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales de la LXXIII Legislatura aprobó en esa fecha y por unanimidad la iniciativa de la mencionada Ley, pero con severas mutilaciones.

González Ramírez recuerda que el nuevo proyecto de Ley fue posteriormente rechazado en el pleno del Congreso del Estado y solo contempló la consulta popular, el referéndum y el plebiscito. La revocación de mandato fue eliminada: “Estamos conscientes de que la revocación de mandato requiere de un tratamiento especial porque implica el voto popular. Pudiera ser, si hubieran las cuestiones políticas adecuadas, de que se incluyera en una misma ley o que fuera una Ley diferente”.

Para el politólogo Gilberto Miranda y el activista Jesús González, el temor de los congresistas por aprobar la revocación de mandato, así como aprobar las otras figuras que promuevan la participación ciudadana en la política, es infundado, pues no significa que automáticamente y por arte de magia la sociedad civil se involucraría más en la política.

“Como ciudadanía somos muy poco participativos y no nos involucramos lo suficiente en cuestiones públicas. Es absurdo pensar que porque el día de mañana existan instrumentos de democracia participativa la gente se volcará a utilizarlos. Al contrario, al momento de que se aprueben vendrá un trabajo muy largo de cultura política, de convencer a la ciudadanía para que participe, de que vale la pena el uso de esos instrumentos. Eso será un proceso muy largo", asegura Gilberto Miranda.

Por si fuera poco, la reciente Reforma Político-Electoral de 2012 a nivel federal sepultó aún más la esperanza de acortar el mandato de los malos servidores públicos, al aprobarse la reelección para Senadores, Diputados Federales, Locales y Alcaldes.

Al contrario de las expectativas puestas en la revocación de mandato, los diputados y senadores recetaron la posibilidad de perpetuarse en los puestos de elección popular.

“Creemos que la reelección sin revocación de mandato es simplemente perpetuar algo parecido a una dictadura”, menciona el activista González Ramírez.

Actualmente, dos de los tres candidatos punteros al gobierno del Estado (el independiente, Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco” y el panista, Felipe de Jesús Cantú) se han pronunciado a favor de impulsar una iniciativa para que se someta a consulta la revocación de mandato del gobernador a mitad del sexenio.

A pesar de las buenas intenciones, por convicción u oportunismo electoral, quien resulte jefe del Ejecutivo Estatal sólo podría elevar la propuesta, ya que los encargados de motorizar las reformas son los legisladores.

Las esperanzas de los activistas recaen ahora en la conformación del recinto legislativo -que tras los comicios del 7 de junio esperan que el bipartidismo (PRI-PAN) pierda fuerza-, y en contar con el apoyo de los legisladores de otros partidos y con los independientes que ya se han pronunciado a favor de aprobar la Ley de Participación Ciudadana.

 

 




Es una herramienta en línea desarrollada por RNW que te ayuda a encontrar tu candidato en las próximas elecciones a gobernadores en Nuevo León.
¡Entra y participa en www.votoradar.mx!